21 de diciembre de 2016

Reseña "Tu última noche en la Tierra"

Desde La Celda Acolchada presentamos un interesante proyecto llamadoTu última noche en la Tierra. Se trata de una serie de relatos al más puro estilo de las historias de Creepshow o Historias de la cripta, entre otras producciones, y por tanto de los cómics pulp. Juan Carlos Cervera se encarga de escribir un relato por cada entrega, y Nacho Fito Parreño de realizar unas estupendas ilustraciones que invitan a leer con un solo vistazo.

Ya llevan cinco entregas, las cuales se pueden descargar gratuitamente. Cada una de ellas me ha transmitido las mismas sensaciones que me embargaban cuando veía un episodio de las series mencionadas, y las portadas ayudan mucho a ello.

En el primer número nos encontramos con La cacería, un relato inspirado notablemente en dos historias de Stephen King: La niebla y Cujo. El escritor nos adentra, junto a un matrimonio, en una espesa niebla en medio de una carretera solitaria y nos deja sin visibilidad. Con el sentido de la vista casi nulo, solo nos queda escuchar los ruidos que van surgiendo del blanquecino y opaco velo de la niebla...

En la segunda entrega, Juan Carlos nos transporta a un futuro distópico. Al mismo tiempo, como suele ocurrir en este tipo de historias, realiza una crítica mordaz hacia la sociedad y el mundo del espectáculo, en especial los programas y concursos de televisión. La espera es el título del relato y del concurso en el que unos participantes podrán convertirse en millonarios si ganan... Pero si no lo hacen, las consecuencias serán inhumanas. En esta historia, prima la tensión sobre el terror

La maleta, relato de la tercera entrega, está narrado en primera persona y se centra en la psicología de un hombre que se obsesiona con un objeto. El terror psicológico está muy bien llevado por Juan Carlos, quien nos narra de un modo bastante ameno, y mediante la voz del propio protagonista, cómo este ha llegado a ser quien es y cómo ello le ha llevado a encontrarse en la demente situación en la que se halla.

El cuarto número es el más largo. En Ojos de mimbre seguimos los pasos de una inspectora de policía en la búsqueda de la desaparición de un niño en un pequeño pueblo ficticio. Como suele ocurrir en estas pequeñas localidades dejadas de la mano de Dios, no todo es lo que parece, empezando por los vecinos, quienes tienen un enorme secreto. Una historia dividida en capítulos cortos muy bien llevaba, con unos diálogos excelentes y un retrato de los vecinos que recuerda a La tienda de Stephen King.

En la quinta y última entrega hasta el momento nos encontramos con una historia más corta que las demás: Trampa para osos. En ella, una mujer que vive por y para el atletismo, decide salir a correr por el diminuto pueblo al que ha ido a recuperarse de una lesión en uno de los gemelos. Todo parece ir bien, hasta que se desvía de su recorrido habitual y aquella salida acaba convirtiéndose en su peor pesadilla. De nuevo, este relato está ambientado en un diminuto pueblo ficticio, y de nuevo, el escritor nos deja claro lo bien que se le da crear personajes.


Para terminar, decir que lo que más destaco del estilo de Juan Carlos es lo bien que contextualiza tanto la historia, como los personajes. Hace muy buenas descripciones de los lugares, de la atmósfera, así como de la vida de sus personajes, y todo ello ayuda a meterse en la historia y a empatizar con los protagonistas.

Si quieres descargar todos los números, pincha AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu comentario